home < surf a vela (Nº 173 - JUNIO 2001)

Suscríbete - Todos los Números - Artículos on Line
Todos los Artículos Pasados

Las manos

Windsurfesp

> La posición correcta
Decir que existe una posición correcta para situar las manos en la botavara es lo mismo que decir que hay que conducir un coche con las manos a las 10 y 10. La propia dinámica de la navegación que nos obliga a moverlas constantemente y el estilo y comodidad de cada uno, impiden extraer una regla general y definitiva. En muchas ocasiones, la posición de las manos ayuda a realizar correctamente una maniobra o a mantener bien el equilibrio sobre la tabla
Una vez hemos arrancado, estamos enganchados del arnés y la tabla planea bajo nuestros pies, si estamos bien reglados, las manos tienen una posición concreta en la botavara.
La posición correcta para navegar y de la que partimos es con la mano delantera (la que está más cerca del mástil) situada entre el cabo de arnés y el cabezal de la botavara. La mano trasera se sitúa detrás del otro extremo del cabo de arnés. De esta manera tenemos las manos situadas de un lado y otro de los cabos. La mano delantera es la que está en una posición más fija, y la trasera es la que más se mueve, abriendo y cerrando vela como veremos más adelante.

> Síntomas de un mal reglaje
Una vez estamos ya navegando, aparte del viento y de nuestra propia técnica, el factor que más nos va a influenciar en nuestra jornada de windsurf, es la comodidad. Navegar cómodo es sinónimo de navegar más y mejor. Y la comodidad viene por los buenos reglajes. Es decir que cuando algo no marcha bien, puede que sea derivado de un mal reglaje de alguna parte del material.
En cuanto a nuestras manos ( y brazos ), si en algún momento deben realizar demasiado esfuerzo, es que algo no marcha bien.
Si la mano delantera tira mucho y la vela tiende a escaparse, es que los cabos están situados en una posición demasiado retrasada. Lo que pasa es que al colgarnos del arnés tiramos de la parte trasera de la vela y la delantera sigue estirando con el viento. Para corregir la situación, adelantaremos un poco los cabos, hasta encontrar el centro vélico.
Por el contrario, si es la mano trasera la que tiene que hacer un esfuerzo exagerado para mantener la vela cerrada, es que los cabos están demasiado adelantados. Nuestro cuerpo se cuelga del arnés, pero no consigue cerrar bien la vela. En este caso retrasar los cabos un poco puede solucionar el problema.
Y si tira demasiado de los dos brazos es por que te has pasado de vela o el viento ha subido demasiado ¡!!

> Situaciones diferentes, posiciones distintas
Suele ocurrir que las condiciones de viento varían cuando estamos navegando. Es entonces cuando deberemos variar la posición de nuestras manos para mejorar nuestro windsurf.
Si el viento sube y estamos navegando con viento fuerte, deberemos separar las manos para mantener mejor el equilibrio en las rachas y el choppy. La mano delantera se adelanta un poco y la trasera se retrasa para abrir y cerrar mejor la vela. Con viento fuerte, las manos un poco separadas nos ayudan a amortiguar mejor los cambios bruscos (rachas y mar picado) que implican esta situación.
Si el viento baja o navegamos con viento flojo, deberemos juntar un poco las manos. De esta manera haremos que nuestro cuerpo se adelante y se libere peso de la popa de la tabla. Así, el pie de mástil (que es donde hay más manga y volumen) recibe más presión y la tabla navega mejor.

> El test del piano
Poco a poco, a medida que vamos sumando navegadas a nuestras espaldas, los movimientos son cada vez más automáticos, guiados por la voz de la experiencia. Pero para poder apreciar los detalles de la unión manos/botavara existe un sistema que nos permite experimentar con las fuerzas que se ejercen a este nivel. Es el test del piano. Sitúa tus manos en la botavara en la posición que hemos denominado al principio como 'correcta' con las palmas hacia abajo. Estás navegando con el arnés puesto y los pies en los footstrap tranquilamente al largo. Empieza por levantar primero un dedo de una mano y luego otro de la otra mano poco a poco. Ves repitiendo el movimiento y levantando otros dedos como si estuvieras tocando el piano. Podrás apreciar las tensiones y reacciones de la vela en tus dedos. Y si consigues navegar con un solo dedo de cada mano, es que vas perfecto ¡!!

> Palmas y palmas
La posición de las palmas de las manos en la botavara es algo totalmente instintivo. Algunos van con las dos palmas hacia abajo y otros hacia arriba. La posición más común es con la palma delantera hacia arriba y la palma trasera hacia abajo. Esta parece ser que es la posición más normal ya que nos 'colgamos' un poco de delante. La mano trasera con la palma hacia abajo es más cómoda para abrir y cerrar vela.
Sea cual sea la posición en la que navegas, lo ideal es ir alternando un poco la posición para no agarrotar excesivamente los antebrazos. En medio de un bordo puedes cambiar la mano delantera o la trasera y verás como notas un alivio momentáneo debido a la tensión a la que se someten los brazos.
La posición de las palmas sí es importante en algunos casos concretos. En esos casos, como en las trasluchadas, la posición  de la palma facilitará la realización de la maniobra (como veremos más adelante).

> Manos y posiciones
Como hemos visto las manos se mueven por la botavara en busca de la mejor posición para cada momento. Vamos a analizar ahora varios casos en los que las manos varían de sitio para mejorar la maniobra. Tener las manos en la buena posición garantiza el éxito de muchos movimientos.

> El waterstart
El movimiento que nos ayuda a levantarnos desde el agua es sobretodo la fuerza que hacemos en la botavara para tirar de ella y conseguir salir del agua. La vela se aguanta por el efecto del viento y eso nos permite agarrarnos de la botavara con fuerza. En este caso deberemos tener las manos bien separadas en la botavara para poder hacer mejor la fuerza. Para poder levantarnos sobre la tabla, la mano delantera ( y el brazo) tiran de la  botavara y la trasera tira y cierra la vela a la vez para coger más viento.  Una vez encima de la tabla recupera la posición normal de las manos y reequilibra el aparejo para empezar a navegar.

> La virada
Una buena virada es sólo una buena coordinación de manos y piernas. En el momento de empezar la maniobra, retrasamos la mano trasera para cerrar la vela y ceñir al máximo. La mano delantera se posa en el mástil, mientras la trasera sigue cerrando la vela.  Entonces, sin soltar el mástil, la mano trasera viene al otro lado de la botavara y se sitúa como mano delantera, cogiendo la botavara. Soltamos entonces el mástil y la mano (que antes era la delantera) pasa a ser ahora la trasera.

> La trasluchada
La trasluchada es esa maniobra que se nos resiste tanto al principio, pero que acabamos haciendo de forma automática, aunque en si misma, no deja de tener bastante dificultad por la rapidez de movimientos y el buen equilibrio en la tabla que implica. Las manos tienen una gran importancia en el juego ya que son las que posicionarán el aparejo en cada momento de la maniobra para que este trabaje bien y permita completar la trasluchada con éxito. Las manos controlan el aparejo, así como los pies controlan la tabla. Vamos a ver como utilizarlas bien en este caso:

Llegar a la trasluchada: Para entrarle bien a la trasluchada debes llegar al largo, con una buena velocidad.  Las manos se encuentran en la posición que hemos considerado como 'correcta'. Estás navegando de manera relajada y es entonces el momento de empezar a concentrarte en la maniobra. Lo primero en lo que tienes que prestar atención es en reposicionar tus manos. Deberás retrasar la mano trasera considerablemente (más o menos 10 a 20 cm.) y adelantar un pelo la mano delantera. Además, debes situar las palmas de la mano mirando hacia abajo. De esta manera consigues una posición de equilibrio que te permite controlar mejor la maniobra. Prueba en tu próxima trasluchada esta posición y notarás enseguida los efectos. Entonces ya puedes desengancharte del arnés  y entrarle a la trasluchada

Empezar la trasluchada: Con las manos bien separadas puedes controlar la rotación y la fuerza del viento en la vela para acelerar o reducir la velocidad del giro. Los pies ya están canteando la tabla y las manos siguen enganchadas a la botavara. Mientras la mano trasera va cerrando la vela  para iniciar el giro, la mano delantera empuja de la botavara, extendiendo el brazo. Con esta extensión separamos la botavara del cuerpo y conseguimos un mejor equilibrio en el giro. Una vez que la vela se va acercando  a su momento de rotación abrimos la vela con la mano trasera. Las dos manos siguen bien fijas en la botavara cerrando y después abriendo la vela para seguir girando.

En plena trasluchada: Una vez ya estamos girando, la mano delantera sigue bien cogida, mientras que la trasera suelta la botavara y pilla el mástil por debajo (o directamente la botavara). La mano que está ahora cogiendo el mástil sigue fija hasta el final de la maniobra .La mano delantera sigue cogida hasta el último momento de la rotación de la vela. Esta posición permite además que tengamos un punto de apoyo para no perder el equilibrio y acerca el mástil hacia nosotros para ayudar a completar la trasluchada de la vela. En este punto es importante mantener la mano delantera bien cogida para que no se nos escape la vela.

Completar la trasluchada: La vela ya ha pasado, tenemos una mano en el mástil y ahora deslizamos por la botavara la mano delantera para que se convierta en trasera. Y luego cogemos la botavara con la mano delantera para así, completar la maniobra. La mano trasera puede ir un poco atrás para acabar de cerrar el giro, y ya estamos preparados para otro bordo.

> Las manos en el surf
Surfear una ola es una cuestión de apoyos y timming.  Apoyos, porque es a través de la energía de la ola que podremos desplazarnos, lo que requiere estar siempre en la zona  que tiene fuerza. Y timming, porque debemos anticiparnos a los movimientos de la ola para estar en el sitio correcto en el momento oportuno. Todo ello obliga a realizar giros rápidos, cambios de rumbo bruscos y a saber mover el peso encima de la tabla. Es una cuestión de pies, pero también de manos. Las dos maniobras del surf que requieren una especial posición son el off the lip y el bottom turn, es decir el giro arriba y debajo de la ola. Vamos a dar algún detalle de la posición de las manos para conseguir más fluidez y  más acierto en los surfs.

> Las manos en el bottom
Cuando empezamos a bajar empujados por una ola y llegamos abajo, es el momento de girar y volver a subir hasta la zona de más potencia del labio. La bajada se hace adquiriendo velocidad a medida que la ola nos lleva. Llegamos entonces al momento del giro y deberemos hacer un movimiento parecido a la entrada de una trasluchada. Es decir, separar las manos (sobretodo retrasar la mano trasera) y poner las palmas hacia abajo. Extender la mano y el brazo delanteros y cerrar la mano trasera. Esta posición ayuda a nuestro equilibrio en el giro, a cantear mejor la tabla y a controlar la velocidad del giro. Así, podemos ver cual es el mejor sitio para subir por la ola en busca del off the lip

> Las manos en el off the lip
Llegando arriba de la ola deberemos hacer un giro para volver a bajarla. Es el off the lip. Para poder cambiar la dirección de la vela del rumbo de subida al de bajada, las manos deberán juntarse en la botavara para que el pivote de la vela se vea favorecido. La mano trasera viene hacia los cabos para permitir que la vela se abra en el momento del giro. Luego volverá a la posición correcta para seguir la bajada hasta un nuevo bottom.

> Soltar las manos
Si navegar cómodo ya es señal de técnica y control, navegar sin manos es el vacilón total.
Para poder sentirte el rey de la playa, debes empezar poco a poco. Lo principal es navegar muy cómodo y llevar todos los reglajes correctos. Si no los llevas, no te vas a atrever a sacar ni un pelo de la botavara. Puedes empezar soltando algún dedo y realizando el control del aparejo con tu cuerpo. Debes transmitir la función de tus manos a los cabos de arnés, es decir que debes sustituir uno por el otro. Es como dejar las manos cuando vas en bici. Primero lo intentas un poco y luego te vas habituando a la situación, hasta que consigues navegar (e ir en bici) sin manos. Intenta dejar primero una mano y cuando estés bien cómodo, suelta la otra. Déjalas al principio bien cerca de la botavara por lo que pueda pasar. A pesar de ser una maniobra vacilona, navegar con una mano puede ser de mucha ayuda en caso de tener que mover o tensar algo de tu material, como un cabo o una cincha de tu arnés, o simplemente saludar a un colega sin tener que parar de navegar.

> El cuidado
Para poder agarrarte siempre con fuerza a la botavara, tus manos deben estar en buenas condiciones. Varios factores pueden alterar la fiabilidad de esta unión.
El frío: las bajas temperaturas que hacen que las manos se enfríen rápidamente por el viento nos dejan a veces sin fuerzas. Los guantes se imponen en muchos casos para seguir navegando. La única pega, es que con el grosor del guante, aumenta el diámetro total y se hace a veces difícil cerrar bien la mano, además de las molestias que se ocasionan en los antebrazos que pueden quedar agarrotados. Entonces los guantes abiertos por la palma son la mejor solución para impedir el enfriamiento rápido de las manos.

Las llagas: Una serie de días de navegación muy seguidos después de un periodo largo de secano, pueden hacer que se produzcan llagas en las manos. La piel se levanta y entonces navegar se hace casi imposible. La herida es dolorosa y puede empeorar si no la cuidas. Lo mejor es ir directo a la farmacia en busca de un cicatrizante. Y si a pesar de la herida quieres seguir navegando, ponte una venda y algo que haga de almohadilla, recubierto todo con cinta americana que es lo único que resiste en el agua.

Callos: Son los amigos de los windsurfistas, pero los enemigos de las caricias suaves. La práctica constante del windsurf va provocando que se levanten callos en la palma de la mano. Las cremas hidratantes son la única solución posible para mitigar su rugosidad.

Diámetro de la botavara: La tendencia que reduce el diámetro de la botavara ha ganado muchos adeptos en las últimas temporadas. El diámetro más reducido favorece que se pueda cerrar mejor la mano, especialmente para las chicas o para aquellos que no tienen una mano tipo Dunkerbeck, es decir inmensa.


 



Otros artículos
(Nº 173 - JUNIO 2001)

Regatas

World Tour Playa Vargas
Empezó el PWA World Tour y lo hizo por Gran Canaria y en un nuevo spot: la playa de Vargas.

Red Bull Sky Ride
En Tarifa, y con escapada a Marruecos cruzando el Estrecho, se ha disputado la mejor prueba del circuito mundial de Flysurf.


 



(30/9/2004 - 12:45 - pepearca@hotmail.com)

Para un novato como soy yo, cuanto más se especifique la teoría mejor que mejor, pero si hubiera fotos (por ejemplo para la trasluchada)sería el no va más

Ir arriba.
   

Servicios Consultas Diccionarios/Vocabulario Surf Shop Video Club
Sugerencias
Home | Noticias | Surflashes | Agenda | Surf a vela | Latinoamérica y Portugal
Meteo | Spots | A debate | El material | Segunda mano | Competición | Business